lunes, 20 de noviembre de 2017

La FDA acaba de aprobar una píldora con sensores en ella por primera vez


La era de las píldoras digitales está aquí. Esta semana, por primera vez, la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó una píldora con sensores incluidos para informar a los médicos con qué frecuencia se tomó el medicamento.

La FDA dijo que el fármaco antipsicótico atípico Abilify MyCite fue el primer medicamento que aprobó con un "sistema de seguimiento de ingestión digital" para registrar si el medicamento realmente se había ingerido.

"El producto está aprobado para el tratamiento de la esquizofrenia, el tratamiento agudo de los episodios maníacos y mixtos asociados con el trastorno bipolar I y para su uso como un tratamiento complementario para la depresión en adultos", escribió la FDA. Dijo que la píldora funcionó al transmitir información desde un sensor interno a un "parche portátil", que luego envía datos a una aplicación de teléfono inteligente o a médicos que monitorean el progreso de sus pacientes.

En el comunicado, la FDA señaló que, aunque había aprobado Abilify MyCite, "no se ha demostrado la capacidad del producto para mejorar el cumplimiento del paciente con su régimen de tratamiento". Agregó que la detección puede ser imperfecta ya que "la detección puede retrasarse o puede no ocurrir."

La píldora genera una señal eléctrica cuando se salpica con ácido estomacal y contiene cobre, magnesio y silicio, que son "ingredientes seguros que se encuentran en los alimentos", señaló el New York Times. Los pacientes deben firmar un formulario de consentimiento antes de compartir cualquier información.

Hay buenas razones en cuanto a por qué hacer un seguimiento de si las personas que viven con esquizofrenia toman su medicación podrían ser útiles. Las personas con el trastorno enfrentan una cantidad indebida de estigma social, principalmente debido a una percepción popular injusta de que son bombas de tiempo que marcan la violencia, pero sigue siendo una condición grave que sin tratamiento puede conducir a resultados negativos como el abuso de sustancias o la victimización por otros. Los medicamentos antipsicóticos son relativamente seguros y efectivos, y el tratamiento es importante para la salud, la seguridad y la calidad de vida de las personas con esquizofrenia y sus amigos y familiares. Los estudios sugieren que el incumplimiento de la prescripción, en general, le cuesta a los EE. UU. Al menos $ 100 mil millones al año.

Sin embargo, tampoco es difícil ver cómo esta tecnología podría funcionar mal. Una píldora equipada con sensores permitirá que cualquiera con acceso a los datos sepa exactamente con qué frecuencia alguien está tomando sus medicamentos. Los datos médicos aún están ostensiblemente protegidos, pero los grandes datos comercializan cada vez más registros semianónimos que pueden usarse para revelar información sobre pacientes individuales. Imagine a los anunciantes que saben exactamente con qué frecuencia toma sus antidepresivos, píldoras para bajar de peso o tratamientos de ETS, o que su compañía de seguros monitoree cuán estrictamente usted sigue los regímenes de tratamiento y usa esa información para aumentar sus primas.

El Dr. Paul Appelbaum, director de derecho, ética y psiquiatría de la Universidad de Columbia, dijo al New York Times que también se preguntaba si la esquizofrenia era un buen lugar para comenzar, dado que está asociada con delirios paranoicos.

"¿Un sistema que controlará su comportamiento y enviará señales de su cuerpo y notificará a su médico?", Preguntó. "Uno pensaría que, ya sea en psiquiatría o en medicina general, las drogas para casi cualquier otra condición serían un mejor lugar para comenzar que un medicamento para la esquizofrenia".

De cualquier manera, bueno, ¡medicinas  inteligentes! Esto es algo que, hace unas décadas, sonaba a ciencia ficción. Pero pronto su médico podrá saber si realmente tomó su medicina, o si simplemente tomó dos y dejó el resto en su gabinete, o si tiene la tendencia de atesorar las cosas y tomarlas los viernes por la noche.


Vía: Gizmodo

Síguenos en Facebook 

sábado, 4 de noviembre de 2017

Veinte nuevos mundos habitables encontrados


Los exoplanetas recién descubiertos se encuentran dentro de la zona habitable, a una distancia física de una estrella anfitriona que respalda la existencia de agua líquida y, potencialmente, de vida, estos 20 exoplanetas podrían ser los más prometedores.

El sentido común puede encontrar extraño que los exoplanetas habitables del tamaño de la Tierra sean un fenómeno bastante común. Sin embargo, un estudio afirma que las observaciones hechas por la nave espacial Kepler muestran una de cada cinco estrellas similares al sol que lucen un planeta similar a la Tierra dentro de la "zona habitable" de la estrella, un anillo de espacio cuya distancia de la estrella anfitriona indica el potencial de Agua líquida. Los análisis recién publicados de las observaciones de Kepler desde su primera misión respaldan esta alta probabilidad con el descubrimiento de 20 mundos potencialmente habitables. Estos planetas aún no se han confirmado como habitables y requerirán investigación y observación adicionales, pero son significativamente prometedores.

De estos 20 mundos "nuevos", muchas estrellas en órbita no se diferencian del Sol. De entre éstos, el planeta con la órbita más larga tiene 395 años, del año terrestre, mientras que el más corto rodea su estrella en 18 días terrestres. Otros planetas habitables que se encuentran alrededor de estrellas mucho más pequeñas suelen tener "años" mucho más cortos que los que se encontraron en los datos de Kepler.

El planeta con un "año" de 395 días terrestres, llamado KOI-7923.01, es a primera vista parecido a la Tierra. Con una estrella similar a la nuestra y una ubicación dentro de la zona habitable, los científicos están de acuerdo en que, de estos 20 planetas descubiertos, este candidato es el que tiene más probabilidades de tener agua líquida y soportar formas de vida significativas. En palabras de Jeff Coughlin, un líder del equipo de Kepler que ayudó a encontrar estos planetas, "si tuvieras que elegir uno para enviar una nave espacial, no es una mala opción".

Como se dijo anteriormente, estos 20 planetas aún no se han confirmado legítimamente como habitables. La región en la que se encuentran estos planetas fue observada por la nave Kepler durante cuatro años, y debido a que muchos de los planetas tienen órbitas tan largas, es probable que solo se hayan observado una o dos veces. Esta es también la razón por la cual, aunque los planetas en cuestión fueron "vistos" durante la primera misión de Kepler, ahora solo se están anunciando. Sin embargo, Coughlin asegura que con el Telescopio Espacial Hubble pueden hacer observaciones en los próximos años para confirmar lo que actualmente sospechan, y explorar más a fondo estos cuerpos planetarios.



Una vez que los conjuntos de datos y observaciones adicionales se compilan con los datos existentes de Kepler, los científicos pueden determinar más formalmente si estos planetas, especialmente KOI-7923.01, merecen nuestro júbilo colectivo. Se han encontrado planetas prometedores dentro de zonas habitables, pero estos candidatos podrían tener una importancia astronómica especial. Abel Méndez, director del Laboratorio de Habitabilidad Planetaria en el Observatorio de Arecibo, relaciona el significado de estos nuevos planetas candidatos con sus órbitas similares a la Tierra y sus estrellas anfitrionas similares al Sol.


Vía: Futurism

Síguenos en Facebook 

jueves, 2 de noviembre de 2017

El Alzheimer puede no comenzar en el cerebro



Durante años, los expertos pensaron que el Alzheimer, una enfermedad neurodegenerativa progresiva, se originaba en el cerebro. Después de todo, es el órgano que sufre la paliza: las proteínas se acumulan en el cerebro, formando placas o nudos que dañan la función celular.

Y según la hipótesis que consulte, el daño crítico que inicia los síntomas proviene de las proteínas beta amiloideas, los sospechosos tradicionales o las proteínas tau, una elección relativamente nueva pero cada vez más popular para los posibles culpables.

Recientemente, sin embargo, han surgido estudios que sugieren que otros sistemas corporales, como el intestino, podría desempeñar un papel nada despreciable en el inicio de la enfermedad. Y ahora, un nuevo artículo publicado en Molecular Psychiatry, apoya esa línea naciente de pensamiento al afirmar que nuestra sangre también podría ser un jugador.

Un equipo internacional de investigadores trabajó con dos grupos de ratones: el primero fue modificado genéticamente para producir altos niveles de un beta-amiloide humano específico y el segundo fue normal y saludable. Luego, el grupo se unió quirúrgicamente a los ratones sanos con los ratones enfermos, una técnica llamada parabiosis, para que los dos compartan suministros de sangre en cualquier lugar de dos meses a un año.

Uno de los autores del artículo, Weihing Song, profesor de psiquiatría de la Universidad de Columbia Británica, explica que los ratones que intercambiaron sangre durante al menos cuatro meses,  los síntomas del Alzheimer comenzaron a surgir en los ratones sanos porque el beta-amiloide viajaba desde la sangre de su compañero enfermo hasta llegar a sus cerebros normales. Si bien los expertos sabían que otras partes del cuerpo producen beta-amiloide, todo este tiempo, en gran medida pensaron que las acumulaciones que vemos en los pacientes con Alzheimer se originaron en las células del cerebro. Estos resultados arrojan luz sobre el hecho de que la proteína puede llegar al cerebro desde otras áreas y tener un impacto en el desarrollo y la progresión de la enfermedad.

Esta realización debería ayudar a los investigadores a tener en cuenta cómo el cuerpo en su totalidad afecta la enfermedad de Alzheimer. "Hay tanta reducción del enfoque en el cerebro", dice Song, "pero también tenemos que pensar en otros sistemas".

Vía: Discover Magazine

Síguenos en Facebook 

La minería de Bitcoin usa más energía que Ecuador, pero hay una opción


 Bitcoin tiene un problema de energía. La criptomoneda y la cadena de bloques en la que se ejecuta, han sido anunciados durante mucho tiempo como ejemplos brillantes del futuro de las transacciones, reemplazando a las personas trabajando en los bancos por una serie de computadoras que reducen números. Pero el impacto considerable en cuanto a energía de este enfoque está comenzando a ser claro justo cuando las cadenas de bloques y las criptomonedas están explotando como uno de los temas de mayor movimiento.

Esto ha generado una serie de soluciones extrañas, desde calentadores caseros, hasta la minería renovable. Ahora, el creador de una de las redes de criptomonedas más grandes del mundo, el Ethereum, ha anunciado un cambio, para abordar esta situación.

Hemos sabido por un tiempo que bitcoin consume energía. Eso se debe a la forma en que funciona con la cadena de bloques. Cada transacción comienza con un usuario que transmite los detalles de esa transacción a una red de computadoras vinculadas, donde se duplica en miles de libros de contabilidad idénticos, no falibles. "Una cadena de bloques, incluido Bitcoin, tiene que funcionar bajo el supuesto de que no se puede confiar en ninguna otra computadora", dice Teunis Brosens, analista económico de ING. Entonces, en lugar de confiar en cualquier cosa, cada computadora verifica de forma independiente parte de la transacción, en un proceso llamado minería.

La minería evita que las computadoras creen libros falsos. Necesitan mostrar "prueba de trabajo", un rompecabezas criptográfico agotador que requiere tanto poder de procesamiento que generar entradas falsas se vuelve prohibitivo.

Todo ese procesamiento absorbe mucha electricidad: una de las últimas estimaciones sitúa el consumo anual de electricidad de la minería bitcoin en 23.07 teravatios, aproximadamente la cantidad de electricidad que se usa en Ecuador cada año.

Pero las cosas están cambiando. El año pasado, surgieron criptomonedas rivales para desafiar al bitcoin, y un número cada vez mayor de compañías están comenzando a construir modelos de negocios largamente prometidos en la cadena de bloques desde el sector inmobiliario hasta la votación. "No creo que encontrar usos para el calor producido sea una solución [más] realista ", dice un minero bitcoin que se conoce con el nombre de OgNasty.

Si el bitcoin repentinamente se duplicara en popularidad de la noche a la mañana, la red consumiría la energía de 5 millones de hogares estadounidenses.

Para compensar la carga eléctrica de las operaciones comerciales, cuando OgNasty comenzó a explotar en 2012, creó el proyecto de minería Green Energy Bitcoin, que utiliza energía solar y eólica para extraer bitcoins.

La última solución es más radical: cambiar la forma en que blockchain funciona en conjunto. Vitalik Buterin, creador de la red de criptomonedas Ethereum, una plataforma que permite a cualquiera crear aplicaciones de blockchain, anunció el mes pasado que adoptará una forma completamente diferente de hacer transacciones, conocida como "prueba de participación".

Se une a un coro cada vez mayor de voces que piensan que en lugar de probar que una computadora es confiable al obtener una "prueba de trabajo", se pueden autovalidar poniendo una pequeña cantidad de dinero en un fondo, que obtienen si la validación pasa a ser real. "Al mostrar que tienen recursos invertidos, muestran que se puede confiar en su trabajo", dice Brosens. De manera similar a la prueba de trabajo, es difícil de replicar por los estafadores.

 Este enfoque podría tener graves inconvenientes, dice Brosens: la prueba de participación podría generar sesgos hacia los que tienen más dinero. Pero nadie ha tenido una mejor idea todavía. "En mi opinión, la clave es encontrar formas de verificación o minería que consuman menos energía", dice.



Vía: Newscientist

Síguenos en Facebook